Pésima idea tener un «mini pig» como mascota: UNAM

Pésima idea tener un «mini pig» como mascota: UNAM

Si no estás informado de lo que implica tener una mascota, evita tener una.

Contar con un minicerdo como animal de compañía no es recomendable sobre todo para quienes tienen niños pequeños, viven en un departamento o casa reducida y no poseen la capacidad económica para procurar los cuidados de alimentación y médicos requeridos por una especie que puede llegar a pesar, inclusive hasta 70 kilos, advirtió Itzcóatl Maldonado Reséndiz, académico de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Sin embargo, ya se venden en el mercado y hay gente que gusta de tenerlos, pero no se informa de cuál es la expectativa de peso, los años de vida y los gastos que implica tener una mascota de este tipo, señaló.

En general, en el caso de los animales de compañía los mexicanos tendemos a hacer compras impulsivas y los cerdos enanos no son la excepción. “Los ven pequeños, esbeltos y con un cara “adorable”, y la verdad no se dimensiona que un cerdito puede alcanzar un peso de hasta 70 kilos, lo cual lo haría inmanejable y la posibilidad de que sea abandonado sería muy alta”, resaltó.

Por eso, antes de comprar un minicerdo es indispensable considerar si hay espacio suficiente para que esté en casa, porque aún las razas más pequeñas como los mini pig o los vietnamitas deben tener acceso a zonas al aire libre para que puedan desarrollar sus comportamientos naturales como hurgar entre la tierra y las plantas, apuntó.

De preferencia debe ser un lugar donde no conviva con otros animales (evitar jardines comunitarios, por ejemplo) porque se correría el riesgo de que contraiga infecciones parasitarias, indicó el especialista en fauna silvestre.

Tradicionalmente, recordó, hay animales que han acompañado al hombre a lo largo de la evolución con fines zootécnicos particularmente orientados a resolver problemáticas ya sea de trabajo o de producción de proteína para el consumo humano: carne, huevo o leche.

Muchas de estas especies sufrieron procesos de domesticación y es el caso del cerdo; pero, actualmente hemos visto la tendencia de algunas personas de tenerlos como animales de compañía, destacó.

Esto ha hecho que en el mercado de la crianza de cerdos empiece a haber una diversificación hacia algunas razas particularmente desarrolladas para ser más pequeñas y que puedan estar dentro de una casa y servir como compañía para una familia, abundó.

No obstante, se ha visto que estas razas tienden a ser más temperamentales e incluso algunas de ellas alcanzan la madurez sexual un mes más tarde que las comerciales, alertó.

Con información de UNAM Global