¡Está vivo!: El ahuehuete en la Glorieta de Paseo de la Reforma está reverdeciendo

¡Está vivo!: El ahuehuete en la Glorieta de Paseo de la Reforma está reverdeciendo

Tras el proceso de adaptación, el ahuehuete comienza a reverdecer.

La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, informó que el ahuehuete plantado en la Glorieta de Paseo de la Reforma, el pasado 5 de junio, ha comenzado a reverdecer.

Te puede interesar: Hasta septiembre: Inauguración del Trolebús Elevado fue retrasada

Esto forma parte del proceso de adaptación del árbol, y es que sus hojas, han cambiado de un tono amarillento a causa del estrés, a un tono verde. Esto indica que al interior del árbol hay un flujo de fluidos y se espera que en los próximos días, comiencen a brotar nuevas hojas en las ramas.

El proceso de adaptación de este ahuehuete se ha retrasado, en comparación con su hermano que se encuentra en el vivero Nezahualcóyotl, debido a factores como el ocurrido el pasado 7 de junio, cuando un automovilista se subió a la glorieta y se impactó con uno de los tensores colocados para mantenerlo hasta su pleno enraizamiento, lo que hizo que el ahuehuete se moviera en el impacto.

Para evitar la compactación del suelo, la Sedema colocó una serie de letreros para pedir a la ciudadanía que evite subir hasta la base del árbol para que permita la hidratación y buena adaptación del ahuehuete.

La Dirección de Infraestructura Verde, es quien da mantenimiento al árbol, en el se realiza diariamente la descompactación del suelo y lo riega con ayuda de pipas.

Además, esta semana se le han aplicado aminoácidos, ácidos húmicos y fúlvicos, una mezcla antiestrés; así como algunos fungicidas biológicos.

Viveristas de Viveros Regionales y Vivero Los Encinos, expertos en el cultivo de ahuehuetes a nivel nacional, sostienen que el estrés fisiológico obligó al ahuehuete a quitar sus propias hojas, para evitar la pérdida de agua y nutrientes en su tronco. Adicionalmente, el cambio de clima provocaron que el árbol retirara sus hojas como si estuviera en invierno. Esto se debe a que el ahuehuete de 20 años de edad, con una altura aproximada de 12 metros, atraviesa un periodo de acoplamiento a las condiciones climáticas de la Ciudad de México, distintas a las vivió en Nuevo León.