Adiós chanclazos y nalgadas: Diputados prohíben el castigo físico en menores

Adiós chanclazos y nalgadas: Diputados prohíben el castigo físico en menores

Estas reformas aplicarán tanto para los padres de familia como para cualquier persona en la familia que cuente con la patria potestad de los pequeños.

Este jueves, la Cámara de Diputados, aprobó por unanimidad la prohibición del castigo físico o «humillante» hacía los niños por parte de cualquier persona, incluyendo a los padres de familia, esto significa, no más golpes, nalgadas, chanclazos, varazos, bofetadas, reglazos, pellizcos, jalones de oreja, etc.

Las reformas a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al Código Federal fueron avaladas por 446 votos, con el cual se prohibirá el castigo corporal como una forma para corregir o disciplinar.

“No hay insulto pequeño ni golpe suave, la violencia es una sola y cuando se normaliza desde edades tempranas se vuelve una conducta aceptable para las personas en el largo plazo”, dijo Pilar Ortega, diputada y presidenta de la Comisión de Justicia.

Los legisladores indicaron que un 63% de los menores de 14 años en el país, han sufrido al menos una agresión psicológica o corporal en su hogar, esto de acuerdo a la Encuesta Nacional de Niñas y Niños y Mujeres.

Estas reformar aplicarán tanto para los padres de familia como para cualquier persona en la familia que cuente con la patria potestad de los pequeños. Esto también incluye a encargados y personal de las instituciones educativas, deportivas, religiosas, etc.

El castigo corporal fue definido como aquel donde sea utilizado la fuera física, donde se incluyen golpes con la mano o algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas, quemadores, o cualquier otro acto que busque causar dolor por más leve que sea.

Y en referencia al castigo humillante, los legisladores indicaron que se trata de cualquier trato ofensivo, denigrante, desvalorizante, ridiculizador o de menosprecio, además de cualquier otro acto que su objetivo sea el provocar dolor, amenaza, molestia o humillación en contra de niñas, niños y adolescentes.

Sin embargo, no se dispuso ninguna sancion para aquellos padres o tutores que ejerzan dichos «coirrectivos» en contra de los menores de edad.